Bomberos voluntarios de Pedro Juan Caballero salvaron a una bebé de un año y seis meses de atragantarse.

La sede de los Bomberos Azules de Pedro Juan Caballero, en Amambay, fue alertada por una madre cuya hija de un año y seis meses se estaba atragantando. Sin embargo, lograron salvarle tras aplicarle la maniobra de Heimlich.

Uno de los voluntarios, identificado como Carlos Marín, informó a NPY que el hecho ocurrió durante la noche del domingo. Los bomberos estaban descansando en la base luego de la realización de varios trabajos, cuando en un momento dado “raudamente llegó una familia con un bebé en brazos”.

Tenía las vías respiratorias obstruidas, por lo que no podía respirar y ya tenía otros síntomas de asfixia.

Uno de los intervinientes empezó a aplicarle la maniobra de Heimlich, mientras los demás ya preparaban el móvil para trasladar a la bebé hasta un centro asistencial. Ya en el camino, le seguían haciendo la maniobra y afortunadamente a pocas cuadras la paciente pudo respirar de nuevo. “Largó un llanto fuerte”, recordó Marín.

Igualmente, los bomberos entregaron a la bebé al servicio de pediatría del hospital local para su evaluación.

El voluntario estimó que la afectada se atragantó con su saliva. No pudieron casi hablar con la madre, ni con la abuela, debido a que estaban asustadas por el hecho.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter