SAN JOSÉ DE LOS ARROYOS, Dpto. Caaguazú.- Después de que la congregación religiosa; Hermanas Obreras del Corazón de Jesús iniciaran su trabajo misional en el Paraguay en el año 1963, se abría una nueva comunidad a comienzo de los ochenta a nivel pastoral, concretamente en la localidad de San José de los Arroyos, departamento de Caaguazú, acogedora y rodeada de muchas comunidades laboriosas con profunda raíces católicas. En esta ciudad la hermana Basilisa Muñoz, se dedicó a la misión de la congregación por cerca de tres décadas sirviendo a las personas, caracterizada por su gran testimonio de amor a las personas, a través de su trabajo pastoral de evangelización.
Benefactora de varias generaciones de niños, adolescentes y jóvenes que pasaron por el local del internado de las Hermanas Obreras Corazón de Jesús, con asiento en la ciudad de San José de los Arroyos, departamento Caaguazú. Una obra de amor que hizo germinar en esta ciudad, gracias a su fructífera labor a favor de la niñez, adolescentes y jóvenes. La feligresía católica sanjosiana, llora su partida, señalando; Misión cumplida de la Hermana Basilisa Muñoz.
En base al informe a los 95 años fallece en Villa Nueva de Córdoba, España, cuyo cuerpo es velado en la Iglesia Dulce Nombre de Jesús de esa región del país ibérico
Todo un testimonio de vida y de amor
Servir a la Parroquia de la comunidad de San José de los Arroyos, fue un servicio pastoral, evangelizador y catequístico, durante 28 años, sembrando amor y llevando esperanza a los pobres y enfermos de la comunidad.
La hermana Lida Fátima Díaz Romero, Superiora de las Hermanas Obreras del Corazón de Jesús de la comunidad de San José de los Arroyos, indicó que a la hermana Basilisa Muñoz, le caracterizó en vida su gran trabajo misional, por su espíritu de servicio a la niñez, adolescentes, jóvenes, a los enfermos y ancianos, cuya semilla de amor, quedó germinada en la comunidad sanjosiana.
Por: Néstor Ojeda M.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter