El Gobierno chino aprobó el uso de una vacuna experimental contra covid-19 para las Fuerzas Armadas del país, el paso más reciente en una carrera mundial para detener la enfermedad mortal causada por el nuevo coronavirus.

La vacuna, conocida como Ad5-nCoV, fue desarrollada conjuntamente por el Instituto de Biotecnología de Beijing, parte de la Academia de Ciencias Médicas Militares del Gobierno chino, y la compañía de vacunas CanSino Biologics.

En una declaración a la Bolsa de Valores de Hong Kong el lunes, CanSino anunció que la Comisión Militar Central de China había otorgado a la vacuna una “aprobación de medicamentos militares especialmente necesarios” el 25 de junio. El permiso especial durará un año y solo se aplicará a personal militar.

China ha insistido reiteradamente en que sus Fuerzas Armadas no se ha visto afectado por la pandemia, y los funcionarios afirman que el Ejército Popular de Liberación (EPL) no ha registrado un solo caso de coronavirus.

Sin embargo, observadores estadounidenses han puesto en duda las afirmaciones, señalando que el EPL es uno de los ejércitos permanentes más grandes del mundo, por lo que es estadísticamente improbable que su personal no haya estado expuesto al virus.

Ni el Gobierno chino ni CanSino han dicho cuán ampliamente se distribuirá la vacuna, qué unidades se seleccionaron o si será obligatoria o voluntaria para el personal.

 

Fuente CNN

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter