El abogado Pedro Marinoni, defensor de Reinaldo “Cucho” Cabaña, recordó que años atrás su cliente había solicitado un permiso para asistir al funeral de su padre pero le negaron la posibilidad. Cuestionó lo ocurrido en el Buen Pastor y el ingreso de un ataúd para que Carmen Villalba despida a su hermano, líder del EPP. “Es una aplicación selectiva de la ley”, lamentó.

Ayer, la cárcel del Buen Pastor se convirtió en un “salón velatorio” al ingresar el ataúd con el cuerpo de Osvaldo Villalba para que su hermana Carmen pudiera despedirlo. Sin embargo, el derecho de dar un último adiós a un ser querido generalmente no es concedido con facilidad.

 

El abogado Pedro Marinoni recordó que, en el 2018, su cliente Reinaldo “Cucho” Cabaña solicitó por nota que se le conceda un permiso para ir a despedir a su fallecido padre. Sin embargo, el entonces director de la Agrupación Especializada le negó el derecho.

En ese sentido, el defensor indicó que todas las personas privadas de su libertad tienen el derecho contemplado en el artículo 123 del Código de Ejecución Penal. El mismo establece que el director del establecimiento penitenciario puede conceder permiso de salida en caso de fallecimiento de familiares directos o “personas íntimamente vinculadas” al interno.

“Es una aplicación selectiva de la ley que se da en nuestro país”, lamentó en contacto con ABC Cardinal. El defensor de Cucho consideró que en ese momento su defendido tenía “mucha información del presidente” Horacio Cartes y por ello durante todo su Gobierno se violaron muchos de sus derechos humanos.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter