Gregorio “Papo” Morales, acusado por el asesinato del joven Robert Fabián Marín, estaría a punto de salir de la cárcel regional de Emboscada. En una maniobra sumamente llamativa, la defensa gestiona su prisión domiciliaria ante un juzgado de Misiones, cuyo titular ya inició las gestiones para dar lugar a su petición.

El juez de ejecución penal Derlis Gustavo Rojas, de la Circunscripción Judicial de Misiones, se trasladará a la capital el próximo 27 del corriente para realizar una constitución en el domicilio de la familia Gregorio “Papo” Morales, , ubicado en el barrio Los Laureles, a las 12:30.
A partir de ahí, la concesión de una eventual medida sustitutiva a la prisión preventiva al acusado por el asesinato del joven Robert Fabián Marín será una cuestión de tiempo, pues de no tener interés en disponer tal medida, no hubiera ordenado la constitución.
Es que tras “rebotar” en más de una ocasión en la capital, donde sus reiterados pedidos de internación y arresto domiciliario han sido rechazados tanto en primera como en segunda instancia, la defensa del acusado por homicidio doloso fue a probar suerte en Misiones, en atención a que Morales se encuentra recluido en la penitenciaría regional.
Si bien hace un año que Gregorio “Papo” Morales Macchi viene dilatando la audiencia preliminar en el proceso que afronta por el asesinato del joven Robert Fabián Marín – postergada nada menos de catorce ocasiones, la primera ocasión el 14 de setiembre del año pasado- no tuvo inconveniente alguno en participar a través de medios telemáticos en la audiencia de tutela jurisdiccional, realizada el viernes último ante el juez Rojas.

Papo pide internación en IPS
El argumento de la defensa es que Papo debe recibir tratamiento para la dolencia de Parkinson, para lo cual solicitó internación en el Instituto de Previsión Social (IPS) u otro sanatorio privado.
En su exposición ante el juez de Misiones, el abogado defensor Derlis Garcete señaló que “resulta evidente que el mismo (Papo) necesita un tratamiento por médicos especialistas en la enfermedad de Parkinson, tratamiento que solo es posible en un centro de salud privado, en su caso ante el servicio de neurología del IPS”.
La fiscala de ejecución penal Rommy Riveros se allanó sin cuestionamiento alguno al pedido de la defensa.
Por su parte, la abogada Ederila Insemblante Álvarez, quien participó de la audiencia con el padre del joven asesinado, Robert Marín, se opuso categóricamente a la concesión de cualquier medida sustitutiva de prisión a Papo, al igual que la internación.
Médico forense recomendó tratamiento en prisión
En ese sentido, la querellante destacó que contrariamente a lo que sostuvo la defensa y la fiscala de ejecución, el médico forense Bernardo Arrúa -quien examinó al acusado el 12 de agosto último- sugirió “seguimiento por médicos de la penitenciaría, para hidratación parental y correcta y continua administración de medicamentos por vía oral, indicados por psiquiatría y neurología”. Tanto la fiscala y el juez de ejecución de Misiones no tienen competencia para resolver sobre el arresto domiciliario del prevenido, situación ya estudiada y rechazada en varias ocasiones por la jueza penal de garantías de Asunción y que fueron confirmadas en todas las ocasiones por el Tribunal de Apelación”, expresó la querellante.
Insemblante advirtió además que en caso de que se otorguen medidas cautelares improcedentes, su representado se reserva el derecho de presentar la denuncia correspondiente ante la Superintendencia de la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio Público y el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter