La Fiscalía imputó a la madre de una niña y a un recluso por abuso sexual en niños, luego de que un examen ginecológico constatara que se consumó el acto. El hecho ocurrió en el interior de la Penitenciaría de Emboscada.

El fiscal Gedeón Escobar formuló imputación contra el interno que fue encontrado con una niña dentro del área de visita conyugal del penal de Emboscada, por abuso sexual en niños. El preso se expone a una pena mínima de 15 años de cárcel, informó NPY.

Por su parte, la madre fue procesada por violación al deber del cuidado y abuso sexual en niños, en calidad de cómplice.

En principio, el caso estaba siendo investigado como presunto proxenetismo debido a que fue la madre de la niña quien la llevó hasta el lugar, pero luego de las pruebas médicas —que confirmaron el acto sexual— la causa fue caratulada como abuso en niños.

El funcionario del Ministerio Público calificó de “gravísimo” este hecho y confirmó que era la segunda vez que la mujer ingresó al penal con su hija.

Explicó que antes de que el hombre ingresase al reclusorio por un caso de reducción, mantenía “una relación sentimental” con la víctima, que data de hace seis meses, según declararon madre e hija.

El caso salió a luz este domingo luego de una denuncia formulada por el Ministerio de Justicia contra la madre de la niña.

Si bien el ministro de Justicia, Daniel Benítez, sostuvo que en los dos sectores que están destinados a las privadas hay un control previo al ingreso, lamentó que muchas veces puede ser vulnerado, debido a la cantidad de personas que pasan por el lugar.

Al respecto, señaló que la niña utilizó una capucha con el fin de cubrir su rostro y así logró evadir el control.

Los nombres de los involucrados se omiten en cumplimiento del artículo 29 del Código de la Niñez y la Adolescencia, que prohíbe la publicación de datos que posibiliten identificar a los menores de edad en condición de víctimas o supuestos autores de hechos punibles.