La mujer herida en el supuesto caso de gatillo fácil perdió un riñón y continúa en grave estado en el Hospital Regional de Ciudad del Este luego de recibir siete disparos por parte de personal policial del Grupo Especial de Operaciones (GEO), cuando se trasladaba en un vehículo que en total acusó 23 impactos de bala y en el que falleció su pareja, Enrique Alejandro Ortiz Estigarribia. Ocurrió a la altura del km 12 Acaray, de Ciudad del Este, el sábado pasado a las 21:45.

“Ella está muy grave, los médicos están haciendo todo lo posible. Le quitaron un riñón en una cirugía, no sé si hoy a la tarde o mañana le van a hacer otra operación. Estamos en manos de Dios. Gloria tiene dos hijos varones, 7 años tiene el menor. Ella está muy mal, perdió mucha sangre”, relató Sebastiana Espínola, madre de la víctima, Gloria Jésica Espínola Cáceres.

Su pareja, Enrique Alejandro Ortiz Estigarribia, murió acribillado a causa de los disparos en el fatal operativo de los policías. En tanto que a la paciente se le practicó una cirugía a raíz de las heridas ocasionadas por proyectiles que le perforaron el estómago. Además afectaron la zona lumbar, abdominal y torácica de la víctima. Aparte de las lesiones que tuvo, la mujer tiene una lesión renal y recibió seis volúmenes de sangre en la unidad de terapia intensiva (UTI) del centro asistencial.

“Bandidos policiales”

La madre de la víctima recordó que se enteró del caso a través de una vecina que le golpeó la ventana en medio de la noche y acusó a los policías de segar vidas inocentes. “Fue un atentado de los bandidos policiales de Investigación de Delitos”, expresó Sebastiana Espínola esta mañana en contacto con 1080 AM.

En tanto que sobre Carlos Cabrera, el hombre buscado por los policías, señaló que anteriormente fue la pareja de su hija menor, pero que nada tenía que ver con Gloria Espínola y Ortiz Estigarribia. Los policías perseguían un vehículo del mismo color, pero de otra marca, y que aparentemente confundieron a las víctimas con el delincuente. “Si es que le quieren agarrar a él, ¿cómo van a acribillar a cualquier auto de color azul?”, dijo la madre.

La Fiscalía imputó por homicidio doloso a 11 policías por el presunto caso de gatillo fácil. Ellos son el comisario Hugo Florentín Stiglit, el subcomisario Manuel Villalba, el oficial Roberto Samaniego y los suboficiales Richard Seberiano, Rubén Giménez, Alder Centurión, Pedro Brítez, Jaime Ramírez, Javier Martínez, Alfredo Villalba y César González.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter