El narcopastor José Alberto Insfrán, sobre el cual pesa orden de captura, ingresó caminando al país el pasado 8 de julio a través del puesto fronterizo de Clorinda y la funcionaria de Migraciones que debió reportarlo no lo hizo. La misma, que llevaba en la institución solo nueve meses, aseguró que no recuerda nada de ese día.

Ángeles Arriola, directora de Migraciones, confirmó esta mañana que el narcopastor José Alberto Insfrán  , sobre el cual pesa orden de captura por el megaoperativo antidrogas “A ultranza”, entró caminando a través del puesto fronterizo de Clorinda (Puerto Falcón). Señaló que la funcionaria, identificada como María del Carmen Guex, no informó sobre la alerta roja y ya fue desvinculada de Migraciones, pero está siendo investigada.

En su primera declaración, la funcionaria aseguró que no recuerda nada de ese día.

Arriola afirmó que Migraciones, como institución, no podría encubrir a alguien cuya captura se ordenó desde el Gobierno. Indicó que, indiscutiblemente, el ingreso de Insfrán está registrado el 8 de julio.
“Cuando hicimos el trazado del sistema, sí figura una alerta internacional de Interpol. Cuando la funcionaria interviniente recibe el documento de este señor, automáticamente al escanearlo ya salta la alerta, porque estamos conectados al sistema de Interpol. Ese procedimiento es el que la funcionaria omite, porque debió dar aviso a la Policía de Investigaciones, ese es el paso que no se hizo”, manifestó la directora de Migraciones.

“Nuestro sistema funcionó, la alerta saltó. Eso es auditable y demostrable. Ahora queda en manos de la Fiscalía averiguar y que cada uno de los que intervinieron se haga responsable de la herramienta que se le dio y que no se utilizó”, apuntó.
“No recuerda nada”
Ángeles Arriola afirmó que Migraciones se enteró del ingreso de Insfrán el 14 de julio, seis días después de que el mismo entrara caminando al país con todo y la orden de captura que lleva. “Nos enteramos cuando el fiscal de la causa solicita el movimiento. Se le envía el documento y pide el informe sobre los funcionarios intervinientes. La funcionaria declara y alega que no recuerda nada de ese día”, manifestó.
“Esta funcionaria hoy está desvinculada de Migraciones, pero no le desvinculan de la responsabilidad que tenía en ese momento de dar la alerta correspondiente y no permitir el ingreso. Es una funcionaria con nueve meses en la institución que no tuvo inconvenientes en toda su función. Acá lo que es muy sospechoso es que la alerta queda y la funcionaria permite el ingreso. No le dio la baja y se da posteriormente”, explicó.

 

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter