El niño que fue baleado ayer por agentes policiales en San Lorenzo tiene que someterse a una cirugía esta mañana y podría perder una pierna, según confirmó su abuelo. Añadió que solo esperan que los médicos le salven la vida.
El abuelo del niño de seis años que resultó herido ayer tras una cuestionada persecución policial confirmó a ABC Color que su nieto podría perder una pierna, debido a que una arteria principal resultó afectada con el impacto de bala.
Asimismo, el padre del menor también confirmó que dentro de una hora será sometido a una cirugía y podría perder un miembro. Sin embargo, entre lágrimas, solo pidió que los médicos sean guiados por Dios para salvar la vida de su pequeño.

“Dios quiera que esté reaccionando un poquito, para que tengamos tranquilidad. Que pierda una pierna podemos solucionar con la tecnología. La vida lo que queremos salvar, que mi nieto esté sonriendo”, expresó sumamente afectado el abuelo del menor.

El confuso episodio se registró ayer en horas de la noche en la ciudad de San Lorenzo. Agentes de la Comisaría Primera de  esa ciudad indicaron que realizaban controles en Yverá y persiguieron un vehículo que huyó del control.
Sin embargo, el padre relató esta mañana que divisó el automóvil sin chapa varias cuadras antes e intentó desviar al pensar que se trataba de un control “clandestino y probolsillo”, atendiendo a que se encontraban en una calle sumamente oscura.
“Era un lugar clandestino, oscuro, con dos conos y sin las luces de la Policía prendidas. Y el que me persigue me vino a chocar. ¿Su intención era eso, para quitarme plata o buscar algo? No tiene experiencia, no es la forma de actuar con la ciudadanía. Yo, en ningún momento le agredí ni le disparé. No tengo armas. Pedí la orden de alcotest y salió negativo. Yo me quedé hasta lo último para que no me pongan armas ni droga. Todo el mundo me conoce”, agregó el hombre.
Asimismo, relató que actuaron con suma violencia, a pesar de que estaba con sus dos hijos pequeños y su esposa, y lo
chocaron en dos ocasiones y dispararon contra su vehículo sin mediar palabras. “Dispararon a matar”, aseguró y agregó que incluso ignoraron al pequeño herido, quien tuvo que ser auxiliado por un testigo que lo llevó hasta el hospital.
“Me duele lo que está pasando. Me duele porque mi hijo me pidió ayuda y no le podía ayudar”, dijo, tras contar que los uniformados lo golpeaban e ignoraban los pedidos de auxilio de él, de sus hijos y de su esposa.
El comisario Jorge Cardozo, subjefe de la Comisaría de San Lorenzo, confirmó esta mañana que ya está abierta una
investigación contra los policías que intervinieron en este hecho y dispararon contra el rodado. Agregó que el procedimiento puede considerarse “eventualmente” como irregular.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter