El doctor Hernán Martínez, director del Hospital de Itauguá, confirmó que un niño de tres años ingirió soda cáustica en la ciudad de Luque. El menor se quemó parte de la boca, pero afortunadamente no se registraron lesiones en la mucosa.

Por su parte, el doctor Carlos Galeano contó que al pequeño paciente se le practicó la endoscopía y que mediante este estudio se constató la ausencia de los restos de la sustancia en el esófago o estómago.

Los médicos recomiendan que para estos casos llevar inmediatamente al niño a un centro de salud cercano, y no provocar el vómito porque podría causar más lesiones.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter