Casi una quincena de líderes de la izquierda brasileña publicaron el lunes una carta pidiendo la renuncia del presidente Jair Bolsonaro, acusándolo de enfrentar de forma “irresponsable” la crisis del nuevo coronavirus.

“¡Basta! Bolsonaro es más que un problema político, se volvió un problema de salud pública (…) Debería renunciar”, dice el texto firmado, entre otros, por los ex candidatos Fernando Haddad y Ciro Gomes, que concluyeron en segundo y tercer lugar la elección presidencial de octubre de 2018 ganada por Bolsonaro.

El mandatario brasileño, de 65 años, ha generado una avalancha de críticas, incluso de aliados, después de cuestionar las medidas de cuarentena y distanciamiento social decretadas por varios gobernadores y alcaldes para intentar contener la propagación del nuevo coronavirus en el gigante suramericano.

“En nuestro país la emergencia es agravada por un presidente de la República irresponsable. Jair Bolsonaro es el mayor obstáculo en la toma de decisiones urgentes para reducir el avance del contagio, salvar vidas y garantizar los ingresos de las familias, el empleo y las empresas”, dice el comunicado.

“Bolsonaro no tiene condiciones de seguir gobernando Brasil (…) Comete crímenes, adultera informaciones, miente e incentiva el caos, aprovechándose de la desesperación de la población más vulnerable”, agregan los 14 firmantes, incluida Sonia Guajajara, coordinadora de la Asociación de los Pueblos Indígenas de Brasil (Apib).

El presidente de Brasil ha calificado el nuevo coronavirus de “gripecita” y mantiene una campaña sistemática, en pronunciamientos oficiales y en sus redes sociales, criticando las medidas de aislamiento social que a su juicio podrían generar “caos” debido a su impacto económico.

El viernes, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), acusó al gobierno de “jugar con la vida de millones de personas”.

La mañana de este lunes, Bolsonaro reiteró que “si los empleos continúan siendo destruidos” Brasil se arriesga a entrar en un escenario de “caos, hambre y miseria”.

El mandatario de ultraderecha defiende aislar exclusivamente a mayores de 60 años, sin explicar cómo esto puede ser ejecutado.

La prensa nacional informa a diario la tensión que hay entre su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta y Bolsonaro, que promueve el aislamiento social y una aproximación científica para enfrentar el avance del nuevo coronavirus que en Brasil, a poco más de un mes del primer paciente, totaliza cuatro mil 256 casos y 136 muertos.

El domingo Bolsonaro difundió en Twitter tres videos de un recorrido espontáneo por comunidades de Brasilia en los que se le ve en pequeñas aglomeraciones y minimizando el impacto del virus. “Es la vida, todos vamos a morir algún día”, dijo en uno de los videos.

Dos de estos mensajes fueron removidos por la red social argumentando “violación de las reglas” de contenido.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter