Un agente de la Policía Nacional que abusaba sexualmente, de manera sistemática de su hijastra desde que tenía ocho años, fue condenado a 17 años de prisión privativa de libertad. El fallo se conoció ayer viernes, en la conclusión del juicio oral y público, que tuvo lugar en el Poder Judicial de Ciudad del Este.

 

En principio, la fiscal Liliana Denice Duarte solicitó que la condena sea de 25 años de cárcel para el depravado, sin embargo, solo obtuvo 17. Durante el debate, la representante del Ministerio Público produjo numerosas pruebas documentales, testimoniales y científicas para probar la existencia del hecho punible y la responsabilidad del acusado.

 

En este caso, el Tribunal de Sentencia, conformado por los jueces Fabio Aguilar, Vitalia Duarte y Serafín González, consideró factible la aplicación de 17 años de condena; la fiscal Duarte no descartó la posibilidad de presentar una eventual apelación, ya que sostuvo que la condena debió ser mayor.

 

Los abusos del hombre, según los antecedentes, comenzaron cuando la menor tenía 8 años y se prolongaron hasta los 12 años, en una vivienda ubicada en Presidente Franco. El individuo aprovechaba los momentos en que quedaba solo con la menor para someterla sexualmente.

 

La última agresión se produjo el pasado 31 de marzo de 2019, según la denuncia presentada en el Ministerio Público. Posteriormente, la afectada fue asistida por una profesional sicóloga del Centro de Atención a Víctimas y un médico forense que confirmaron los abusos. Asimismo, el estudio de ADN confirma que los restos de fluidos hallados en la ropa de la niña corresponden al perfil genético del acusado.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter