Su mamá murió y el pequeñito quedó a su cargo. Ofrece chapa zinc para juntar la plata.

A Teófilo Benítez, de 24 años, no le quedó de otra que ofrecer las chapas zinc que había comprado para construir su casita, pues su madre falleció el pasado 6 de septiembre a raíz de un infarto y queda a su cargo su hermanito de tan solo dos meses de vida.
«Mi padre tiene más de 60 años, está enfermo y no puede trabajar, tiene problemas del corazón», relató el joven, quien desea rematar su chapa para ayudar a comprar leche y pañales a su hermanito. Además, tiene otros 3 hermanos menores, por lo que apela a la solidaridad de la gente para poder llevar el pan de cada día a los pequeños.
Su madre era Reinalda Aguayo (35), del Pueblo Mbya Guaraní, pobladora de Arroyo Guazú Amambay’i del distrito de Yhu,
departamento de Caaguazú. Ejercía como Secretaria de Organización
de Conamuri, una líder indígena. Teófilo trabaja como vendedor, pero sus ingresos no son suficientes.
Comentó que su madre estaba cobrando Tekoporã, pero hace 4 meses dejó de percibir sin razón alguna, por lo que pide a las autoridades que su padre sea incluido en el programa.
Las personas de buen corazón que deseen ayudar a Teófilo pueden contactar al (0992) 777-099.
«La recordaremos siempre como una madre joven, trabajadora por su comunidad, que llevó una vida atravesada por la pobreza extrema y las precariedades que afectan el día a día. Sin embargo, ella luchó sin descanso por el buen vivir comunitario y por un futuro mejor para sus hijos e hijas», dice una parte de la dedicatoria que brindaron desde Conamuri.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter