Juan Martínez denunció esta mañana que cuando aguardaba para cruzar a pocos metros de su puesto de su trabajo fue atacado brutalmente por un grupo de campesinos que se encuentran apostados sobre Yegros, en Asunción. Afirmó que lo golpearon con garrotes en todo el cuerpo y dañaron su motocicleta.
“Lo único que me decían era: ‘Para que nos respetes’”, relató.
Martínez relató que se encontraba a bordo de su motocicleta llegando a Independencia Nacional y Yegros cuando se encontró con las carpas de los campesinos que llegaron a Asunción para protestar por varias reivindicaciones. Contó que se encostó para ver qué hacer y en eso un grupo de manifestantes lo empujó
“Creo que ese movimiento tomaron los otros como que quería avanzar. Ahí ellos se abalanzaron sobre mí y sin mediar palabras me pegaron con sus palos ‘simbólicos’. Les pregunté por qué hacían eso y decían: ‘Para que nos respetes’”, relató.
Agregó que le arrancaron la chapa de la moto y a golpes le rompieron la visera del casco. “Me jugaban en serio a lastimarme”, expresó.
En medio del susto, intentó avanzar con su motocicleta pero fue atacado por más manifestantes. “Ahí dije: ‘Bueno, ya no tienen límites’, arranqué mi moto e intenté pasar como pude. Fue peor, más personas se lanzaron sobre mí, pero aceleré, no tenía otra”, detalló.
Finalmente, logró huir pero terminó con muchos golpes en varias partes del cuerpo, así como la moto y el casco dañados, por lo que decidió realizar una denuncia formal para dejar constancia de los actos de violencia y agresividad protagonizados por los supuestos campesinos.
Destacó que tuvo que esperar 45 minutos en la comisaría para que le tomen la denuncia y así también poder presentar una constancia en su trabajo, debido a que no pudo ingresar por el ataque.

Ciudadanos, enojados y atemorizados
Centenares de campesinos hoy volvieron a manifestarse por tercer día consecutivo realizando cierres en medio del microcentro, ya colapsado por las tormentas, cortes de luz, árboles caídos y semáforos sin funcionar. Los protestantes piden más fondos para el sector agrario, titularización de tierras y la refinanciación de sus deudas, además de muchas más reivindicaciones que son reiteradas cada año.

Quienes necesitaban acudir a sus trabajos en la capital del país esta mañana tuvieron que realizar varios desvíos, mientras que aquellos que se movilizan en transporte público bajaron en medio de las lluvias y caminaron varias cuadras para evitar cruzar por las carpas de los manifestantes, debido al temor.
Los trabajadores del campo, calificados en esta ocasión de “piqueteros”, no permiten el paso de ningún rodado por la calle Yegros, en varias intersecciones. Hasta la fecha se sigue sin saber el itinerario de las manifestaciones.

Los manifestantes exigían que la Cámara de Diputados apruebe un paquete de US$ 25 millones, de los cuales pedían que US$ 15 millones sean para transferencias directas a las organizaciones campesinas.
Sin embargo, la Cámara Baja aprobó ayer que de los US$ 25 millones solo US$ 1.500.000 sean para las transferencias directas, por lo cual las manifestaciones seguirán. El Senado es el que tiene que aceptar o volver a cambiar lo decidido por Diputados ayer.

Días atrás, el comisario Julio Sosa, jefe de Orden y Seguridad de Asunción, admitió que los grupos que se presentan como campesinos y hacen piquetes en el microcentro de la capital son violentos. Aseguró que generalmente usan como “escudos” a niños y embarazadas y lamentó que poco puedan hacer contra ellos debido a que no pueden realizar ninguna represión.
“Estamos haciendo lo humanamente posible, tratando de evitar un mal mayor. La represión no corresponde, pero son violentos estos señores. Ellos reaccionan con sus palos. No oculto la incomodidad que genera la violencia también en el tránsito”, manifestó el miércoles pasado.
Piqueteros marchan y generan caos en las calles del microcentro de Asunción
Piqueteros se movilizan, bloquean tránsito y hacen sufrir a trabajadores
Campesinos continuarán con marchas en Asunción
Representantes de campesinos señalan que continuarán realizando

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter