Jahrah tenía 54 años y salió a pasear por los alrededores de su aldea rural en el distrito de Betara, en el sur de Indonesia, cuando una pitón gigante de siete metros la devoró en una plantación de caucho.

La mujer llevaba desaparecida desde el pasado domingo y su cadáver ha sido encontrado en el estómago de esta serpiente después de que un grupo de lugareños mataran al animal y le abrieran el cuerpo con un cuchillo.

Las autoridades han explicado el operativo de búsqueda de Jahrah se inició el domingo después de que su marido encontrara algunas de sus pertenencias en el suelo, como una sandalia, un pañuelo y una chaqueta. 

Fue este lunes cuando los agentes localizaron a una «serpiente pitón grande», de casi siete metros de largo y con el estómago hinchado, sospechando que el animal podía haber atacado a la mujer y haberla devorado.

«Al abrir el estómago a la serpiente, resultó que efectivamente había una mujer y se comprobó que era Jahrah», confirma un documento oficial al que ha tenido acceso Efe.

Ante este suceso, la policía ha hecho un llamamiento para que la gente esté «más atenta» ante la presencial de animales salvajes, como pitones, mientras trabajan en campos o en plantaciones.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter