El presidente de la República, Horacio Cartes, dispuso, vía decreto, la destitución del cónsul paraguayo en Puerto Iguazú (Argentina), Magno Álvarez, excandidato a gobernador de Alto Paraná por el cartismo para las elecciones internas presidenciales de 2013. Fue designado en su reemplazo Blas Darío Domínguez, cercano a Javier Zacarías Irún, asesor político del Mandatario y vicepresidente tercero de la ANR.

Según los datos, Álvarez tenía aspiraciones nuevamente a la Gobernación pero no tenía el apoyo del cartismo, ya que el elegido es el diputado Elio Cabral.

El cambio de Álvarez se debería, según fuentes del cartismo, a una interna colorada oficialista en Alto Paraná, ya que Álvarez es cercano al diputado Ramón Romero Roa y el senador Nelson Aguinagalde, opositores al clan de los Zacarías.

Domínguez, quien ahora fue designado nuevo cónsul paraguayo de Iguazú, es presidente de la seccional N° 1 de Ciudad del Este y secretario de la Junta Municipal del Este. Es leal a los hermanos Javier y Justo “Lucho” Zacarías Irún, actual gobernador de Alto Paraná y precandidato a diputado.

La decisión del Cartes se debería a la puja interna en el oficialismo colorado entre Romero Roa y los Zacarías.

El cónsul destituido habría criticado en varias ocasiones a Javier Zacarías Irún. Álvarez también respondía al oficialismo de la ANR, pero más inclinó la balanza que Domínguez sea zacariísta.

La semana pasada en la celebración eucarística de María Auxiliadora en Minga Guazú, Álvarez saludó efusivamente al precandidato presidencial y senador Mario Abdo Benítez (ANR, disidente), quien es enemigo del cartismo. En dicho evento estuvieron, entre otros, Justo Zacarías y Elio Cabral.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter