Marcelito llegó al barrio Kennedy, de Capiatá, sin saber que cambiaría su vida.

El nuevo vecino acaparó la atención de los hermanos Lucas y Guillermo Cáceres quienes idearon la manera de ayudar al niño.

Pese a su dificultad para caminar con facilidad por falta de una pierna, Marcelo se mostraba entusiasta y soñador, lo que conquistó a todos.

Guille y Lucas, soldadores de una empresa, decidieron hacer una prótesis para el pequeño. “Empezamos a ver tutoriales, analizamos si era factible conseguir los materiales y así fuimos avanzando lentamente, es un proyecto que empezó hace un mes y estamos por culminarlo”, contó Lucas a EXTRA.

El muchacho mencionó que la idea surgió luego de que vio en las noticias que una doña no podía costear tal elemento.

“Luego vi al chico en mi barrio y no podía quedarme de brazos cruzados”, dijo.

Rápidamente la rutina de los hermanos cambió. Ambos ya tenían algo más importante que hacer en la hora de la comida: fabricar la prótesis.

Fue así que, bocados más, bocados menos, los trabajadores se apuraban para tener tiempo. “Luego de comer, nos poníamos a laburar para tener todo listo, lo que pasa es que solo podemos seguir en nuestro tiempo libre ya que trabajamos de lunes a sábado”, agregó.

No obstante, el sueño está casi completo. El 29 de este mes, el niño cumplirá un año más de vida. “Es un regalo por su cumpleaños, pero posiblemente le entreguemos antes”, sostuvo orgulloso.

El patrón de los solidarios hombres no tuvo problema en ceder el espacio para que ellos trabajasen y les dio permiso de que usen los materiales que ya no utilizan en la empresa.

“Trataremos de hacer lo más cómodo y estético posible”, añadió.

Pero Marcelito no será el único beneficiado. Lucas mencionó que planean continuar obsequiando prótesis caseras a los de escasos recursos, de forma totalmente gratuita. Alrededor de 70 personas ya se comunicaron con él para pedirle una.

“De Ciudad del Este, Coronel Oviedo, etc., otro grupo le escribió a mi hermano. Estamos muy entusiasmados, esperamos que otros copien nuestro ejemplo porque esto es tiempo invertido”, concluyó.

El noble gesto fue aplaudido por todos.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter