El sueldo de los parlamentarios paraguayos se encuentra por encima de otros países de América Latina como: República Dominicana, Ecuador, Perú, México (diputados), Guatemala, Argentina, Venezuela y Bolivia. Entre los países de la región, Chile lidera el ranking de naciones que mejor paga a sus parlamentarios. Por mes reciben US$ 14.584, lo que a nuestra moneda representa un promedio de G. 80 millones.

En el caso de Brasil, sus parlamentarios se encuentran en segundo lugar, les pagan US$ 10.634 dólares, lo que equivale a G. 59 millones al mes. Colombia se ubica en tercer lugar, sus representantes reciben mensualmente US$ 9.165 que al cambio es igual a unos G. 50 millones.

En el cuarto lugar de parlamentarios con mejores salarios en Latinoamérica se observa a los uruguayos, quienes por mes perciben US$ 6.930, equivalentes a G. 38 millones (ver infografía). En México existe una abismal diferencia entre lo que percibe un senador y un diputado. Mientras que un senador gana un promedio de G. 34 millones, un diputado saca mensualmente G. 21 millones, según la investigación del Directorio Legislativo.

En el sexto lugar se ubican los parlamentarios paraguayos, quienes por mes reciben la suma de G. 32.774.840. En el monto global que aparece en las nóminas de salarios no se incluyen los beneficios extras mensuales que reciben como: cupos de combustible de G. 5.500.000 y un plus de G. 1.500.000 si forma parte de la mesa directiva; G. 750.000 si es líder de bancada y G. 500.000 si es vicelíder de bancada. Tampoco se incluyen los cupos extras que solicitan los diputados y senadores para realizar “misiones parlamentarias”.

Diputados, senadores y parlasurianos hoy ganan 16 veces más de lo que percibe un trabajador que depende del salario mínimo, que actualmente se establece en G. 2.041.123. Mientras que diputados en 24 años se autoaumentaron sus ingresos en un 800%, los senadores lo hicieron en un 600%.

Según el histórico, los diputados y senadores en 1993 ganaban G. 3.648.600 y los senadores G. 4.694.000. El salario mínimo vigente ni siquiera orilla a lo que hace 24 años ganaban nuestros legisladores.

Autoaumento 

Congresistas realizaron sistemáticas modificaciones a la ley de presupuesto para autoaumentarse sus salarios con dinero público y así recibir una jubilación privilegiada, ya que con 55 años y tan solo cinco años pueden jubilarse.

Desde 1993 hasta el 2011 y a espaldas de la ciudadanía los parlamentarios en periodos consecutivos se aumentaron sus salarios. Seis años después, surge nuevamente la intención de que se aumenten sus ingresos, con la excusa de que buscan efectivizar los cupos de combustible y transparentar su uso.

El titular de la Cámara Baja, Pedro Alliana (ANR), habría desistido de la intención tras las críticas de la ciudadanía, idea que incluso tuvo el aval de Hacienda.

Abultado presupuesto

El Poder Legislativo maneja tres presupuestos: el de la Cámara de Senadores, Diputados y del Congreso Nacional. Solo en compras públicas fijadas para este año y en algunos casos para el año que viene ya se destinaron G. 92.000 millones.

La Cámara de Diputados adjudicó por un valor total de G. 54.199.478.345. Mientras que la Cámara de Senadores G. 18.658.816.728 y el Congreso Nacional G. 19.441.155.037.

El estudio de los presupuestos de las cámaras se encuentran en plena etapa de decisión. Por el momento existe la promesa del titular de Diputados Pedro Alliana (ANR, cartista) de recortar G. 400 millones en el rubro de combustible.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter