«Piensen antes de gatillar», fue el consejo de los manifestantes a los policías que custodiaban la casa del ex presidente de la República, en Lambaré. Se trata de uno de los principales interesados en la aprobación de la enmienda para volver a candidatarse en las generales del 2018.

Les advirtieron que por seguir órdenes de «civiles», hoy el sub oficial ayudante Gustavo Florentín está preso y solo, mientras sus superiores hoy se lavan las manos.

Los manifestantes llenaron la casa de Lugo de papel higiénico, al igual que ocurrió en los últimos días en casa de varios legisladores que están a favor de la reelección presidencial.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter