Los restos de Daniel Tomás Silvero fueron encontrados por una cuadrilla de trabajadores municipales en varios lugares de Villa Fiorito.

Daniel Tomás Silvero (56), el hombre que fue asesinado y descuartizado por su pareja en Villa Fiorito, Lomas de Zamora, había sido denunciado por dos presuntos abusos sexuales, uno a su hija biológica y otro a su hijastra.

El hombre había sido denunciado en 2010 por el presunto abuso de su hija biológica, pero esa causa fue archivada por la UFI 9 Especializada en delitos contra la Integridad Sexual.

Mientras que en 2019, Silvero fue denunciado nuevamente por abuso sexual, en esta oportunidad por la hija de su última pareja, Laura Marcela Campos (47), quien se encuentra detenida junto a sus dos hijos tras haberse declarado como la autora del crimen.

En ese momento, la hija de la actual detenida por el asesinato tenía 12 años y ese expediente aún tramita en la fiscalía.

Campos y sus dos hijos, de 27 y 21 años, fueron detenidos este viernes como sospechosos de haber asesinado y descuartizado a Silvero, cuyos restos fueron encontrados en plena calle de Villa Fiorito durante la mañana del jueves.

Los dos hijos de Campos trabajan como carniceros y son apuntados también como autores del crimen y sospechosos de haber descuartizado a Silvero, quien llevaba dos años en pareja con su madre.

Los tres sospechosos del asesinato serán indagados por la fiscal Marcela Juan, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 16 Especializada en Violencia de Género y Violencia Familiar del departamento judicial de Lomas.

El caso

Silvero había sido visto por última vez el pasado 1° de junio cuando una cámara de seguridad lo registró a eso de las 20 de ese día al llegar en un auto blanco a la casa en la que vivía con Campos.

En tanto, el 8 de junio una de las hijas que Silvero había tenido con su anterior pareja denunció la desaparición de su padre, luego de recibir un supuesto mensaje de texto de parte él en el que le comunicaba que se iría a alquilar a otro domicilio y que cambiaría el chip de su teléfono celular.

Cuando ya se investigaba el hallazgo de restos mutilados este viernes en un basural, Campos confesó ante los policías que ella era la autora del crimen. La mujer dijo que mató a golpes a Silvero y que luego descuartizó su cuerpo y arrojó el cadáver seccionado en distintos lugares de Lomas de Zamora.

Tras las indicaciones de la sospechosa, durante la tarde de este viernes fue hallada la cabeza de la víctima dentro de un balde de cemento en un arroyo, donde trabajaron los peritos de la Policía Científica. Además, se encontraron otros restos en las cercanías de ese lugar.

Ante esta situación, la fiscalía dispuso las detenciones de la mujer y sus dos hijos como sospechosos del homicidio.

Sin embargo, la confesión de la mujer ante la Policía no tiene validez legal, por lo que deberá ser ratificada al ser indagada por la fiscal Marcela Juan.

Según fuentes de la investigación, más allá de la auto incriminación, el relato confuso de Campos en los inicios de la investigación ya había dado sospechas sobre su accionar. Cuando otros familiares de Silvero le consultaron por la ausencia, ella dijo que se había ido a pescar y que no había regresado a casa.

Pero ese dato fue desmentido por una cámara que lo mostraba entrando en ese domicilio. Además, un vecino contó que Campos le había pedido que borrara las imágenes de la cámara que tenía apuntando a la calle.

La confesión de la mujer hizo el resto.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter