Corrieron más de 5 kilómetros y no permitían que nadie se les acerque por miedo a que les hagan daño.

Vecinos del barrio Santa Librada de Mariano Roque Alonso, quedaron impactados al ver a cuatro niñas de 4, 9, 10 y 12 años, correr por las calles desesperadas, llorando y con las manos llenas de piedras que usaban para defenderse de los que querían acercarse a ellas.
Ante tal situación, llamaron a la policía y luego supieron que se trataba de las mismas niñas que fueron abusadas sexualmente por una familia en Caaguazú.
Aldo Paredes, poblador de la zona, contó a Monumental 1080 AM que las menores estaban en un albergue en Zeballos Cué, pero escaparon diciendo que eran maltratadas. Estaban con mucha hambre y sed y se rehusaban a volver al albergue, cuando vieron a la policía llegar, lloraron amargamente
“Ellas tienen miedo al estar cerca de hombres, pero se sienten muy protegidas con las madres del vecindario. Ellas están ahora en casa de un pastor con sus familiares, están tranquilas», mencionó Aldo Paredes.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter